La reducción de pecho, una intervención muy agradecida

22 julio, 2019
aumento-pecho-1200x720.jpg

La mamoplastia de reducción, reducción de mamas o reducción de pecho es una de las cirugías de pecho más satisfactorias que hay, tanto a nivel de resultados estéticos como a nivel de mejoría de la calidad de vida de la paciente.

Incovenientes de un pecho grande

Hay un porcentaje de la población femenina que ha desarrollado un crecimiento excesivo del pecho, algunas llegando incluso a la gigantomastia. Esta condición genera a nuestras pacientes una incomodidad tanto estética como física. El gran tamaño del pecho, unido a su caída, produce dolores de espalda, de cuello… Además provoca irritaciones de la piel bajo las mamas (incluso crecimiento de hongos en esa zona), hundimiento en la zona de las marcas del sujetador, etc.

Aparte de estos problemas físicos, la hipertrofia mamaria conlleva otros inconvenientes cotidianos. Resulta complicado encontrar ropa interior y de baño, dificultad para practicar deportes, y da el aspecto de ser una persona más gruesa de lo que se es en realidad. De hecho, uno de los cambios que se producen tras una reducción de pecho es el de una apariencia corporal más delgada.

Por todos estos motivos encontramos la mamoplastia de reducción como una de las intervenciones más satisfactorias de nuestra Especialidad.

La intervención de reducción de pecho

Tras la entrevista médica y el examen preoperatorio, esta intervención la llevamos a cabo bajo anestesia general, tiene una duración aproximada de unas 2,5 a 3 h. Tras la intervención dejamos a nuestras pacientes ingresadas la primera noche, con alta al día siguiente. El mismo día de la intervención nuestras pacientes se están levantando y caminando. Deben evitar esfuerzos y movimientos excesivos pero pueden valerse por sí mismas.

El postoperatorio

Esta intervención es apenas dolorosa, con un postoperatorio muy llevadero, en el que hay que hacer unas sencillas curas.

Nuestras pacientes notan un alivio inmediato de los problemas ocasionados por el tamaño y caída de su pecho. Se pueden retomar las actividades cotidianas a los 7-10 días. El ejercicio físico intenso se podrá comenzar alrededor de pasado el primer mes postoperatorio. Posteriormente damos pautas para obtener el mejor resultado en las cicatrices, y hacemos revisiones hasta el año post-intervención.

Los resultados

Las pacientes encuentran un gran alivio de sus molestias físicas. Pueden encontrar ropa íntima con facilidad, se sienten más cómodas y ligeras y se ven mejor tras esta intervención quirúrgica.

Cirugía plástica, estética y reparadora
Nº colegiada 0203922

Miembro de:
logo secpre

© 2016 - Dra. Patricia Martínez Andrés - Developed by alesc.com