Cirugía de la nariz

RINOPLASTIA



La rinoplastia es la cirugía que modifica la forma de la nariz y es uno de los procedimientos quirúrgicos más realizados en cirugía plástica. La rinoplastia puede disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. También corrige los problemas congénitos, los traumatismos y algunos problemas respiratorios.

DETALLES


Tiempo quirúrgico

La duración de la operación de rinoplastia está entre una y dos horas.


Anestesia

Anestesia local con sedación o anestesia general


Hospitalización

El ingreso hospitalario va desde unas pocas horas hasta una sola noche, generalmente.


Recuperación

Tras la cirugía, y durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación.

QUIÉN ES EL CANDIDATO IDEAL


Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan una mejoría, y no una perfección absoluta, en su apariencia. Si usted posee un estado general de salud bueno, tiene una estabilidad psicológica, y es realista en sus expectativas, será un buen candidato. La rinoplastia mejorará su apariencia y la confianza en uno mismo, pero no conseguirá que nos parezcamos a otra persona o que nos traten de manera diferente. Antes de decidir si se va a realizar una rinoplastia piense qué quiere conseguir y nosotros le aconsejaremos de un modo realista.

Motivos para una rinoplastia

La rinoplastia se suele demandar por alguno de los siguientes motivos. Entre otros:
• Reducir o aumentar la dimensión o tamaño de la nariz;
• Modificar la forma de la punta de la nariz;
• Minorar la abertura de las fosas nasales;
• Modificar el ángulo que existe entre la nariz y el labio superior;
• Corregir posibles defectos congénitos de los más variados;
• Con una finalidad funcional, es decir, corregir problemas respiratorios.


LA INTERVENCIÓN


Durante la intervención quirúrgica, la piel de la nariz se separa de su soporte, es decir, del hueso y del cartílago, con el objeto de que pueda ser esculpido de la forma deseada por el paciente. En muchas ocasiones se realiza desde dentro de la nariz, a través de pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales. Sin embargo, en otras ocasiones se recurre a una rinoplastia abierta, mediante una pequeña incisión en la columela.

Para finalizar se colocará una escayola para ajustar y consolidar la nueva forma de la nariz. Igualmente, se pueden colocar tapones nasales en los dos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. Si se siguen las recomendaciones, la rinoplastia tiene una recuperación muy satisfactoria.


POSTOPERATORIO


Tras la cirugía, y durante las primeras 24 horas, puede sentir la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que ceden con medicación. Debe permanecer tumbado con la cabeza elevada durante el primer día (excepto para ir al baño). Notará que el hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. Aplicándose compresas frías disminuirá la hinchazón y se encontrará mejor. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto. La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 2 semanas. Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. No deberá sonarse la nariz con fuerza durante una semana, más o menos, hasta que los tejidos cicatricen. Si tiene tapones en la nariz, éstos serán retirados en 1 ó 2 días.

Después de una semana, o como mucho dos, se le retirará la escayola, y los puntos de piel, si tiene. La mayoría de los pacientes se encuentran bien en 2 días, y pueden volver al trabajo o al colegio en una semana. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas. Algunas recomendaciones son: evite actividades extenuantes (footing, natación, hacer flexiones,…) durante 2 a 3 semanas, evite golpes en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas, lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado. Puede volver a colocarse lentillas tan pronto como quiera, pero si lleva gafas debe tomar ciertas precauciones. Durante los meses siguientes a la cirugía se realizaran varias revisiones para ver la evolución. Si tuviese alguna molestia entre visitas o alguna duda sobre lo que debe o no hacer, no dude en llamarnos.


PRECIO

El precio del procedimiento variará según las áreas a tratar, el tipo de anestesia a utilizar y la necesidad de hospitalización

Financiación desde:
77€/mes
Todo incluido


PIDE UNA CITA

ANTES-DESPUÉS


Cirugía plástica, estética y reparadora
Nº colegiada 0203922

Miembro de:
logo secpre

© 2016 - Dra. Patricia Martínez Andrés - Developed by alesc.com