La Cirugía Plástica y la Medicina Estética, ¿un producto de lujo?

4 noviembre, 2019
cirugia-plastica-dra-martinez.jpg

El número de procedimientos de Cirugía Plástica y Medicina Estética crece de año en año, y la explicación es simple. Son procedimientos que contribuyen a la mejoría en el aspecto y bienestar, y también en la autoestima de los pacientes, desde el minuto en el que se levantan por la mañana y se miran en el espejo, se visten, se mueven, se desarrollan en su vida diaria, hasta el momento hasta en el que se van a dormir.

Invertir en Cirugía Plástica

Si una persona invierte una gran cantidad de dinero en vestirse bien, en unas vacaciones, en un restaurante o en un coche, y esto les genera satisfacción, qué satisfacción no les generará invertir en sí mismos, un producto que les acompaña y les va a acompañar las 24 h del día y que les va a hacer sentir mejor consigo mismos.

Hay personas a las que les mejora la vida porque simplemente se ven mejor y se encuentran más cómodos consigo mismos. Pero hay otras personas a las que elimina complejos que llevan encima desde muchos años atrás, incluso desde la infancia, pudiendo cambiarles la vida. Tanto es así, que hay pacientes que tras realizarse un procedimiento de cirugía estética cambian su estilo. Por ejemplo, empiezan a recogerse el pelo o a cambiar de peinado, como ocurre en las otoplastias tras corregir las orejas despegadas. Otros cambian su forma de vestir tras someterse a liposucción o a abdominoplastia. Pasan de llevar ropas holgadas que escondan sus zonas molestas a llevar ropa que les estiliza mucho más y sentirse mucho más cómodos y seguros consigo mismos.

La Cirugía Plástica produce cambios de estilo, incluso de forma de vida

Qué decir sobre los hombres que presentan ginecomastia (desarrollo mamario) y se ponen camisas grandes y sueltas, incluso presentan problemas posturales y de espalda y no se yerguen en el intento de “esconder” su pecho en un gesto que dobla la espalda.

Las mujeres con gran desarrollo mamario experimentan un gran cambio en sus vidas a mejor. Tras someterse a una reducción de mamas, mejoran tanto en lo estético como en el aspecto físico y apariencia más delgada. A nivel postural, se eliminan dolores de cuello y espalda. Se producen cambios en la forma de vestir e incluso cambios en estilo de vida, como comenzar a hacer deportes con los que antes de la intervención se sentían incómodas.

Las personas con narices inestéticas o grandes también mejoran muchísimo tras someterse a rinoplastia. Hace que resalten el resto de rasgos faciales, mejora la armonía facial, dulcifica rasgos e incluso puede mejorar problemas respiratorios si los hay. Y así podríamos seguir con la cirugía íntima (reducción de labios vaginales) que mejora molestias en la zona; descolgamientos en pacientes que han perdido peso; blefaroplastias en las miradas envejecidas; lifting facial y cervical en pacientes que se ven envejecidos por el descolgamiento facial, etc.

En cuanto a la Medicina Estética, lo mismo, aunque los resultados no son tan radicales ni definitivos, pero contribuye a verse mucho mejor cada minuto del día. Y esto no tiene precio. Esta mejoría en el bienestar y comodidad personal son una de las mejores inversiones que puede hacer una persona.

Cirugía plástica, estética y reparadora
Nº colegiada 0203922

Miembro de:
logo secpre

© 2016 - Dra. Patricia Martínez Andrés - Developed by alesc.com